Misión y herencia

NUESTRA MISIÓN EN AVEDA ES CUIDAR DEL MUNDO EN QUE VIVIMOS,
DESDE LOS PRODUCTOS QUE ELABORAMOS HASTA LAS MANERAS EN QUE CONTRIBUIMOS A LA SOCIEDAD
EN AVEDA, LUCHAMOS POR DAR
UN EJEMPLO DE LIDERAZGO ECOLÓGICO Y RESPONSABILIDAD
NO SÓLO EN EL MUNDO DE LA BELLEZA, SINO EN TODO EL MUNDO.

 

HORST RECHELBACHER, FUNDADOR

nuestro fundador

El legado de Horst Rechelbacher va mucho más allá de la creación de Aveda. Horst fue un pionero de la belleza holística y un defensor de la responsabilidad medioambiental; su objetivo y su pasión han dejado huella como parte de un movimiento global mucho mayor que busca el equilibrio y la armonía, tanto individual como colectiva.

 

Nacido en Austria en 1941, hijo de una herborista y un zapatero, Horst empezó a trabajar en el centro de belleza de enfrente de su casa a los 14 años. «No era en absoluto buen estudiante, pero tenía muchas ganas de ser algo diferente», afirmó. Horst poseía un talento natural y con 17 años empezó a trabajar como estilista en un prestigioso centro de belleza en Roma, donde se ocupaba de celebridades internacionales. Con tan solo 20 años, ya había ganado el campeonato de estilismo europeo, lo que le sirvió como trampolín para viajar por Europa y Estados Unidos. «¿Qué es una llamada? Podría decir que es casi como un fuego que arde en mi interior y me mantiene vivo», declaró.

 

EL AMOR ES TODO LO QUE NECESITAS

Un vistazo a la vida y el legado de nuestro fundador, Horst Rechelbacher, quien nos enseñó el poder de vivir en un sitio de amor, para hacer del mundo un sitio más bonito.

 


un eterno estudiante con una visión que quedó para la posteridad

Horst ya era un estilista internacional en su adolescencia, y acabó en Mineápolis por accidente. Literalmente. Durante una competición de peluquería en 1963, Horst tuvo un golpe con un conductor que iba borracho. Decidió asentarse en Mineápolis como peluquero europeo. Abrió su propio centro de belleza, Horst & Friends, y luego algunos más. En la veintena, ya era un emprendedor de éxito. A finales de los años sesenta, Horst acabó quemado por la sobrecarga de trabajo y se recuperó gracias a remedios herbales preparados por su madre y a la práctica de yoga y meditación. Tras un retiro en la India en 1970, Horst integró el ayurveda en su estilo de vida y en su modelo de negocio de centros de belleza. Adoptó un pensamiento holístico, la creencia de que la belleza individual está directamente relacionada con la belleza del mundo que nos rodea. Sus ideas revolucionarían la industria de la belleza. «Somos la tierra», expresó. «Somos suelo. Somos agua. Somos todo. Puedes pasarte a un modo de vida orgánico si puedes. Convertirte en agricultor. Cultivar en tu propia casa. Cultivar menta y hacerte tu propio té. Celebrar la vida».
 

los rituales de Aveda hunden sus raíces en el ancestral arte del ayurveda

En la India, también se inspiró para crear Aveda. Horst aprendió a apreciar mucho más el poder del bienestar para promover el equilibro de la mente, el cuerpo y el espíritu, el requisito previo para conseguir las metas de belleza del cliente. Conoció a Shiv Nath Tandon en el ashram Sadhana Mandir en Rishikesh (India). Con él desarrolló su primer champú de clavo en el fregadero de una cocina en Mineápolis, junto con los doctores de ayurveda Vinod y Kusum Upadhyay. Todos siguieron trabajando con Aveda hasta principios de los años 70.

Tras esta colaboración bien aprovechada, Aveda nació en 1978 con la visión de ofrecer a los profesionales de la belleza productos botánicos que pudieran ser buenos para ellos, sus clientes, así como para la Tierra y sus comunidades. La visión de Horst es un testamento de cómo fue un adelantado a su tiempo y, aunque ya no esté entre nosotros, su legado perdura de innumerables formas: desde el ritual distintivo del masaje de cuello y hombros que ha dado la fama a los centros de belleza de Aveda, hasta un modo de emprender respetuoso con el medio ambiente que rinde homenaje a las empresas con consciencia. Y lo más importante: Horst nos enseñó que: «Cada día es una nueva oportunidad para crear efectos positivos. Incluso las decisiones más sencillas e insignificantes que tomamos en nuestro día a día (lo que comemos, lo que llevamos puesto, lo que usamos en nuestros cuerpos y hogares) tienen un efecto mariposa que va mucho más allá de nuestra persona».
 

una vida de extraordinario liderazgo

1978 — Horst funda Aveda con la misión de crear belleza holística mediante el bienestar; Aveda es «conocimiento del todo»
1982 — El primer Instituto Aveda abre sus puertas en Mineápolis; los Institutos Aveda son escuelas para profesionales aspirantes en la industria de la belleza
1987 — Horst publica «Rejuvenation: A Wellness Guide for Women and Men»
1989 — Horst respalda los principios de Valdez/Ceres de sostenibilidad medioambiental, lo que convierte a Aveda en la primera empresa que se suma al movimiento
1997 — Aveda es adquirida por The Estée Lauder Companies y crece para convertirse en una historia de éxito mundial con presencia en más de 40 países y 9 000centros de belleza y spas
1999 — Horst publica «Aveda Rituals: A Daily Guide to Natural Health and Beauty»
2004 — La industria de la belleza otorga un galardón a la carrera profesional de Horst
2005 y 1995 — La revista Vanity Fair nombra a Horst como uno de los defensores del medio ambiente más influyentes de Estados Unidos
2007— Horst recibe el galardón Rachel Carson Award por toda una vida de compromiso con la ética y la integridad ambiental
2013 — La International Spa Association (ISPA) rinde homenaje a Horst con el galardón ISPA Visionary Leader Award
2007— La Spa & Salon Professional Association rinde homenaje a Horst como innovador y leyenda de la industria por toda una vida de contribuciones a la industria cosmética
2009 — El presidente de Austria otorga a Horst el galardón «Condecoración de Honor por Servicios a la República de Austria», concedido a líderes ejemplares de empresas austríacas

 

raíces ayurvédicas

5.000 años de resultados: nuestras primeras raíces yacen en el ayurveda, la tradición de sanación india que usa el conocimiento de la vida y la interconectividad de todas las cosas. Ha demostrado, a lo largo de más de 5 000años, que al tratar a la persona de manera completa se consigue un mayor equilibrio y bienestar, por lo que consideramos los efectos de nuestros productos no sólo en el cabello o la piel, sino también en cuerpo, mente y emoción.

Nuestra relación con la ayurveda comenzó en 1976 gracias a dos famosos médicos e investigadores en el ayurveda, los doctores Vinod y Kusum Upadhyay. Solicitados a nivel internacional por su experiencia en la medicina ayurvédica, farmacología, investigación botánica y aromaterapia, han aportado miles de años de tradición védica y ayurvédica al trabajo de Aveda. En primer lugar, su ayuda nos permitió identificar activos botánicos para nuestros productos, lo que nos convirtió en pioneros de los «aromas funcionales» (con nuestras mezclas de aromas equilibrantes chakra™) y nos impulsó a lanzar fórmulas innovadoras y potentes de origen natural, como las soluciones invati™ para cabello debilitado.

 

Con el fin de conservar los principios ayurvédicos (y por nuestra preocupación por la Tierra), Aveda se compromete a usar ingredientes orgánicos. Esto ha derivado en otra colaboración ayurvédica entre Aveda y la firma india Nisarga.

Nisarga (que significa «naturaleza» en sánscrito) cultiva hierbas ayurvédicas con agricultura orgánica. Nos hemos asociado con ellos para obtener cúrcuma y amla orgánicos para usarlos en algunos de nuestros productos, como las soluciones invati™ para cabello debilitado.

Nisarga emplea un método de extracción respetuoso con el medio ambiente mediante CO2 (cuyos residuos no son tóxicos) y funciona a una temperatura menor, lo que arroja extractos altamente potentes.

En Aveda nos preocupan los peligros de los fertilizantes y los pesticidas químicos; por ello, Nisarga trabaja para animar a los granjeros a pasarse a la agricultura orgánica. A lo largo de los años, han impartido seminarios periódicos a unos 35 000granjeros y han convencido a muchos para que se pasen al sistema orgánico. Nisarga paga los costes de la certificación orgánica a los granjeros con los que se asocia y también ofrece apoyo educativo para que el proceso se haga adecuadamente.

Powered By OneLink