Ingredientes


nuestra promesa sobre los ingredientes


En Aveda, The Art and Science of Pure Flower and Plant Essences, creemos que la naturaleza es el mejor artista de belleza que existe. Por ello, hacemos un esfuerzo continuo por usar cada vez más ingredientes de origen natural siempre que podemos.

De origen natural: definimos los ingredientes de origen natural como aquellos en los que más del 50 % de la molécula procede de una planta, mineral no derivado del petróleo, agua o cualquier otra fuente natural.

Nuestro compromiso por ofrecer productos de alto rendimiento basados en la botánica que traten mejor al planeta (lo cual redunda en un beneficio para todos) va mucho más allá de nuestro uso de ingredientes de origen natural.

preguntas frecuentes sobre los ingredientes >> 

 

aveda e ingredientes ecológicos
 

Nuestra misión conecta con el desarrollo de productos mediante lo que definimos como ingredientes ecológicos, siempre que nos resulta posible.

En Aveda, nuestro objetivo es garantizar que nuestros productos ofrezcan a nuestros clientes una serie de beneficios mediante un rendimiento excepcional, además de mantener nuestro compromiso de responsabilidad social y medioambiental.

Los productos de Aveda están formulados sin parabenos, ftalatos ni lauril sulfato de sodio.

Trabajamos duro para garantizar que se representa una diversidad ecológica y cultural mediante la obtención responsable de los ingredientes principales de diferentes hábitats de todo el mundo. 

Mediante una retribución justa, creamos un efecto positivo en las personas y las economías de las que se extraen algunos de los ingredientes.

En Aveda, creemos firmemente que alcanzaremos nuestro objetivo con el uso de lo que llamamos ingredientes ecológicos en nuestros productos siempre que sea posible. Definimos como ingrediente ecológico uno que cumpla, al menos, uno de los siguientes criterios:

• De origen natural, que definimos como aquellos en los que más del 50 % de la molécula procede de una planta, mineral no derivado del petróleo, agua o cualquier otra fuente natural.

• De certificación orgánica.

• Obtenidos de orígenes basados en plantas sostenibles o renovables, y que no afectan negativamente a los ecosistemas de los que se obtienen.

Para Aveda, el progreso continuo y la mejora en el número de ingredientes ecológicos que usamos en nuestros productos es una parte fundamental a la hora de garantizar que cumplimos el compromiso adquirido en nuestra misión: cuidar del mundo en el que vivimos.

Uso de aveda de ingredientes ecológicos en la práctica:

• Desde 2000, Aveda ha aumentado sustancialmente las compras de ingredientes herbales orgánicos sin tratar y aceites esenciales orgánicos del 20 %-25 % de tonelaje total a más del 90 % para ambos, además de aumentar significativamente nuestro tonelaje total. El porcentaje exacto varía ligeramente de año en año debido a una mezcla de productos y la disponibilidad de ingredientes certificados.

• Aveda ha implantado el sistema de trazabilidad Soil to Bottle™ para ciertos ingredientes clave, lo que permite a la marca documentar y ampliar de forma gradual la fuente de estos componentes y, al mismo tiempo, promover la calidad en toda su cadena de suministro.

• La exclusiva tecnología Babassu Betaine que ha diseñado Aveda es fruto de los esfuerzos de la marca para desarrollar y trabajar con alternativas sostenibles derivadas de las plantas naturales que reemplacen el uso de petroquímicos siempre que sea posible.

• Todos los aceites esenciales de Aveda se obtienen mediante un proceso de destilación con vapor respetuoso con el medio ambiente.

 

obtención de los ingredientes

 

Únete a nosotros para hacer el seguimiento de los ingredientes de Aveda, hasta la explotación o la cooperativa. Lo llamamos Soil to Bottle℠ («De la tierra al envase»). Con él, nuestro objetivo es conseguir un sistema de comercio justo en todo el proceso.

Aveda cuenta con una serie de estrechas colaboraciones con ciertas comunidades o proveedores para que estos se conviertan en su fuente principal de ciertos ingredientes específicos. Solemos mencionar estas colaboraciones en nuestro material promocional. No obstante, por circunstancias que no están en nuestras manos (p. ej., sequía, plagas y limitaciones de capacidad), a veces estas comunidades o proveedores no pueden satisfacer nuestras necesidades de un ingrediente, bien total o parcialmente. Si se da este tipo de situación, en Aveda recurrimos a otros proveedores para abastecernos de fuentes alternativas de ingredientes de alta calidad hasta que podemos volver a retomar la actividad con el proveedor principal.

 

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

RAÍCES AYURVÉDICAS
DE CÚRCUMA Y AMLA

Mira cómo nuestra asociación con el cultivo indio que suministra nuestra
cúrcuma orgánica ayuda al planeta, a los agricultores y a todos nosotros.


RAÍCES AYURVÉDICAS DE CÚRCUMA Y AMLA


La ayurveda es un antiguo sistema holístico de curación que busca el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Ayurveda significa «la ciencia de la vida», un principio que en Aveda ha sido básico desde nuestros comienzos, cuando nos asociamos por primera vez con los médicos ayurvédicos Vinod y Kusum Upadhyay.* Nos han ayudado a beneficiarnos de 5.000 años de sabiduría ayurvédica para la creación de nuestros productos, entre los que se incluyen algunos extractos de hierbas ayurvédicas potentes muy eficaces.

Con el fin de conservar los principios ayurvédicos (y por nuestra preocupación por la Tierra), Aveda se compromete a usar ingredientes orgánicos. Esto ha derivado en otra colaboración ayurvédica entre Aveda y la firma india Nisarga.

Nisarga (que significa «naturaleza» en sánscrito) cultiva hierbas ayurvédicas con agricultura orgánica y biodinámica. La firma cuenta con tierras de cultivo y también colabora con granjas orgánicas locales para cultivar las hierbas ayurvédicas que solicitan los clientes de Nisarga. Nos hemos asociado con Nisarga para obtener cúrcuma y amla orgánicos y utilizarlos en algunos de nuestros productos.

La cúrcuma se cultiva en la granja orgánica de Nisarga en Umbari, gracias a la cual la gente de las aldeas cercanas tiene empleo plantando los campos, cosechando los rizomas y después ahumándolos, secándolos y puliéndolos para su envío.

El amla se cultiva en la granja independiente de Devarashtre, una de las muchas que colabora con Nisarga, quien les ayudó a certificar las tierras como orgánicas, pagando los costes que suponen un obstáculo para muchas granjas pequeñas. Las aldeas recolectan el amla de forma manual, quitándole las semillas y secando el fruto antes de enviarlo para su procesamiento.

En la planta de procesamiento, Nisarga emplea un método de extracción respetuoso con el medio ambiente mediante dióxido de carbono (cuyos residuos no son tóxicos) y que funciona a una temperatura menor, lo que produce extractos altamente potentes.

En Aveda nos preocupan los peligros de los fertilizantes y los pesticidas químicos; por ello, Nisarga trabaja para animar a los granjeros a pasarse a la agricultura orgánica. A lo largo de los años, han impartido seminarios periódicos a unos 35.000 granjeros y han convencido a muchos para que se pasen al sistema orgánico. Nisarga paga los costes de la certificación orgánica a los granjeros con los que se asocia y también ofrece apoyo educativo para que el proceso se haga adecuadamente.

El apoyo que ofrecemos desde Nisarga les ayuda a crecer como agricultores orgánicos, lo que resulta beneficioso para el planeta, los granjeros y para todos nosotros.

*Practican la medicina ayurvédica y dirigen la investigación en esta disciplina en la clínica Maharshi Bhardwaj y el centro de investigación en Haridwar, India.

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

EL BABASU MEJORA TU VIDA

Generación tras generación, las mujeres de Maranhão, Brasil, han recolectado las nueces del árbol de babasu.
 


EL BABASU MEJORA TU VIDA
 

Generación tras generación, las mujeres de Maranhão, Brasil, han recolectado las nueces del árbol de babasu. Las madres enseñan a sus hijas adolescentes cómo partir en dos mitades la nuez dura del babasu y quitarle las semillas para luego venderlas, pues en las zonas rurales remotas se considera esta tarea como una manera honrada para las mujeres de aportar ingresos a la familia.

Sin embargo, en la década de los 70, los ganaderos y madereros invadieron todo, talaron los bosques y comenzaron a cobrar a las mujeres una cuota por recolectar los frutos.

Según el testimonio de una de las trabajadoras encargada de partir las nueces: «Nos enfrentamos a una situación verdaderamente injusta. Por desgracia, aquellos que están haciendo mal las cosas están amparados por la ley. Habían encarcelado a más de siete compañeras injustamente. Las procesaron y nosotras luchamos para que se hiciera justicia. Al final, conseguimos que las liberaran».

Las mujeres y su comunidad lograron que se creara la «Ley de libre acceso al babasu», que ahora protege las palmeras de babasu y el derecho de las comunidades locales a recolectar las nueces de estos árboles silvestres que crecen en las tierras de propiedad privada.
Pero la cosa no quedó aquí. Estas mujeres se asociaron con otros granjeros para crear una cooperativa denominada COPPALJ que les diera más poder y les garantizara que iban a conseguir una retribución justa por su trabajo.

Raimundo Neto, Director y cofundador de COPPALJ, comentaba: «Hay 158 familias que son miembros oficiales de COPPALJ, pero calculamos que también asistimos de forma indirecta a más de mil familias (unas mil quinientas, de media)».
La cooperativa adquiere las semillas de babasu que las mujeres recolectan y las prensa para obtener aceite crudo, que después se venden para su refinamiento a nuestro socio en Brasil, que comparte nuestros mismos objetivos.

Esta cooperativa formada por mujeres que se encargan de partir las nueces también es miembro de una asociación sin ánimo de lucro local, ASSEMA, que desarrolla proyectos y ofrece asistencia técnica a la comunidad, así como formación. Además, lucha por los derechos de los habitantes locales y la protección de los árboles de babasu.

Aveda forma parte de las vidas de las mujeres que trabajan con las nueces de babasu desde 1996, cuando descubrimos el poder del aceite de babasu. Las apoyamos de dos maneras.

Compramos una cantidad considerable de aceite de certificación orgánica que procede de las semillas que ellas recogen, ayudándolas así a obtener ingresos. Además, ayudamos a financiar los programas de ASSEMA que asisten a estas mujeres y a sus familias y que incluyen formación sobre la agricultura ecológica y sostenible que refuerza el sistema de seguridad de los alimentos y, al mismo tiempo, protege el ecosistema que nos rodea.
En Aveda, creemos que ayudar a cambiar vidas es importante, tanto como que se tenga acceso al agua no contaminada. Por ello, encontramos una manera de combinar esto con el apoyo a las familias que trabajan con las nueces de babasu. En 2011 y 2014, parte del dinero recaudado durante el Mes de la Tierra fue para ayudar a las personas en las comunidades que trabajan rompiendo nueces a que pudieran acceder al agua potable.

En una sola comunidad, las familias solían caminar seis kilómetros para conseguir agua potable o usar caballos para llevarla hasta el pueblo. El caballo a veces podía llegar a tambalearse y derramar todo el agua en el viaje de vuelta a la aldea, haciendo que el viaje fuera en vano.

Nuestra subvención de 2011 financió la construcción de tres sistemas de recolección de agua de lluvia, cada uno con capacidad para almacenar 30.000 litros de agua. También se construyeron tres retretes de compostaje para mejorar el sistema de saneamiento.

Nuestra subvención de 2014 está ayudando a otra comunidad de manera similar para mejorar el acceso a agua potable y un saneamiento más seguro.
Una mujer de Maranhão nos dijo que el nuevo sistema de agua en su comunidad es «lo mejor que nos ha pasado en la vida, a mí y a mis hijos. Y no solo ha sido beneficioso para mí, sino para toda la comunidad. Gracias de todo corazón por lo que han hecho por nosotros».
Nosotros queremos dar las gracias a todos aquellos que parten nueces de babasu; gracias por el duro trabajo que desempeñan para que nosotros —y nuestros clientes— podamos disfrutar del poder del babasu.

El aceite de babasu de certificación orgánica de Brasil se utiliza en muchos productos de Aveda para el cabello, el cuerpo y la piel.

ÚNETE A NOSOTROS EN ESTE VIAJE PARA SEGUIR LOS PASOS DE LOS INGREDIENTES DE AVEDA

 

 

MADERA DE SÁNDALO DE AUSTRALIA OCCIDENTAL

Los árboles de sándalo, que crecen silvestres en el paisaje de Australia Occidental, extenso y en su mayoría árido, y a partir de los cuales obtenemos nuestro aceite, se cultivan en las comunidades locales indígenas.
 


madera de sándalo de Australia Occidental
 

El aceite de madera de sándalo (Santalum spicatum) es un ingrediente clave que se encuentra en muchas de las propias mezclas de aromas de Aveda. Proporciona una rica profundidad de toque leñoso, así como notas pulidas y suaves que le dan un aire de complejidad y misterio a muchos de nuestros productos para la piel, el cuerpo y el cuidado del cabello.

Los árboles de sándalo, que crecen silvestres en el paisaje de Australia Occidental, extenso y en su mayoría árido, y a partir de los cuales obtenemos nuestro aceite, se cultivan en las comunidades locales indígenas.

Durante muchos años, Aveda ha colaborado con estas comunidades para obtener aceites esenciales de alta calidad y ayudar a que estos grupos entren en contacto con la comunidad empresarial internacional. Siguiendo la línea de nuestra misión de cuidar del mundo, trabajamos con un destilador local de Australia Occidental y nos aseguramos de que la tarifa que pagamos por el petróleo beneficie directamente a los recolectores indígenas de sándalo.

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

ACEITE DE BURITI DE BRASIL

Visita Brasil para ver cómo este aceite hidratante está ayudando a preservar el estilo de vida de una comunidad.
 


buriti de Brasil

con aceite del árbol de la vida.

En el corazón de Brasil, la gente de Piaui dice «donde hay buriti, hay agua», porque este árbol crece a lo largo de los ríos. El aceite del fruto de este árbol es tan hidratante que nos inspiró para una nueva colaboración con una empresa brasileña que comparte nuestra misión de cuidar el mundo en el que vivimos. Beraca, que se dedica a mejorar las vidas en las comunidades donde encuentra ingredientes, adquiere aceite de buriti de las cooperativas locales, lo que le proporciona ingresos a muchas familias para que puedan mantener su forma de vida.

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

rosas de Bulgaria

La asociación de Aveda con Enio Bonchev, una destilería de aceite de rosa y lavanda de Bulgaria, garantiza a la gente romaní un trato y una compensación justos.
 


rosa y lavanda de Bulgaria


Descubre la asociación de Aveda con Enio Bonchev, una destilería de aceite de rosa y de lavanda de Bulgaria, que garantiza a la gente romaní un trato y una compensación justos.

En un valle de Bulgaria, al pie de las montañas de los Balcanes y cerca de la pequeña aldea de Tarnichene, se encuentran los campos de lavanda y rosa autóctonos y una destilería de la que los lugareños y muchos nómadas romaníes dependen para su subsistencia. La destilería familiar Enio Bonchev, que emplea a gente para recoger las flores y trabajar en la destilería, es la principal fuente de ingresos para el pueblo. Además, los propietarios también proporcionan a sus trabajadores comida, ropa y acceso a un servicio de atención médica. Aveda ayuda a este sistema económico local comprando aceite de lavanda y de rosa de Enio Bonchevc. Aveda también ha donado fondos para contribuir a mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

La destilería (fundada en 1907) permaneció cerrada durante casi 50 años bajo el régimen comunista, lo que dejó a la zona empobrecida y a los trabajadores locales y los romaníes itinerantes sin empleo. Dimitre y Filip Lissicharov, descendientes del fundador, Enio Bonchev, la reabrieron en 1992. La destilería emplea aproximadamente a 25 lugareños para trabajar a tiempo completo durante todo el año. Se contrata a otros 50 trabajadores para mantener los campos (con tareas como desbrozar y plantar) durante los meses de invierno. Además, durante la época de cosecha, se contrata a otras 40 personas para trabajar en la destilería, y a 250 personas (incluidos los romaníes) para trabajar en los campos. Algunos romaníes viven en ciudades cercanas pero, como el sistema de transporte es precario, la destilería proporciona un servicio de autobús de ida y vuelta a los campos tres veces al día. Los romaníes bajan de sus aldeas en la montaña en carretas conducidas por burros y traen a sus familias enteras. Los niños se entretienen con juguetes (proporcionados por la destilería) mientras los adultos trabajan.

Recolectar lavanda y rosas es una tarea muy compleja: los trabajadores del campo pasan todo el día bajo el sol del caluroso verano cortando los tallos a mano y cargando las flores en las carretas. Muchas destilerías reducen los costes y la plantilla utilizando maquinaria para este proceso, pero los propietarios de Enio Bonchev prefieren mantener los puestos de trabajo en la comunidad. Al hacerlo, producen un aceite más puro, ya que con el corte manual cada lote incluye menos tallos. Cuando la temporada de cosecha acaba, los trabajadores desechan el resto, replantan los campos y devuelven el compost (abono orgánico) sobrante al suelo. «Esta es nuestra tierra», dice el copropietario Filip Lissicharov. «La alimentamos y nutrimos porque nos alimenta y nos nutre a nosotros. Se trata de nuestra libertad, nuestro hogar y nuestra salud: todo lo que necesitamos en esta vida».

En Enio Bonchev, a los cosechadores se les valora mucho por el duro trabajo que desempeñan. Otras destilerías pagan al final de la temporada o cuando la materia prima se vende, dejando a los trabajadores sin ingresos durante muchos meses. La destilería Enio Bonchev paga diariamente, lo que permite a sus trabajadores poder alimentar a sus hijos a diario. Al final, logran ahorrar suficiente dinero para ayudar a mantener a sus familias durante los meses de invierno. La destilería también proporciona pienso al final de la temporada para que los caballos y burros de los trabajadores no pasen hambre durante el invierno.

Aveda apoya a la destilería al adquirir grandes cantidades de este excepcional aceite, que se ha cultivado orgánicamente y que cuenta con el certificado de cumplimiento de la normativa de la USDA (el departamento de Agricultura de EE. UU.) desde 2002. Esta adquisición constante de aceite le ofrece a la destilería seguridad económica y le permite a sus propietarios proporcionar beneficios adicionales a los empleados, a quienes ofrecen un servicio de odontología permanente. Además, para los trabajadores del campo contratan a un médico que sea fácilmente localizable en caso de que alguien sufra una insolación o se ponga enfermo. Los trabajadores y los niños que van con ellos a la destilería también disfrutan de desayuno y almuerzo gratuitos, y a los recolectores les proporcionan camisetas ligeras de algodón y sombreros para que puedan protegerse del sol. Una subvención de 2008 de Aveda ayudó a construir baños y duchas.

La destilería Enio Bonchev supone un claro ejemplo de cómo un modelo de negocio basado en el tratamiento justo y la comprensión de los empleados y la comunidad local puede ser un éxito. Se trata de un sistema que beneficia a todos los involucrados. Temporada tras temporada, se corre la voz de la destilería Enio Bonchev y del respeto hacia los trabajadores, y los campos se llenan de gente una vez más y el ciclo continúa.

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

Lavanda de Bulgaria

La asociación de Aveda con Enio Bonchev, una destilería de aceite de rosa y lavanda de Bulgaria, garantiza a la gente romaní un trato y una compensación justos.
 

ÚNETE A NOSOTROS EN ESTE VIAJE PARA SEGUIR LOS PASOS DE LOS INGREDIENTES DE AVEDA

 

 

JARA ESPAÑOLA

El extracto de jara española es esencial para Aveda, al igual que las personas que cultivan esta planta de certificación orgánica. Nuestras relaciones con los habitantes de localidades andaluzas han ayudado a crear una práctica de la jara respetuosa con el planeta.
 


Jara española


El extracto de jara española es esencial para Aveda, al igual que las personas que cultivan esta planta de certificación orgánica. Nuestras relaciones con los habitantes de localidades andaluzas han ayudado a crear una práctica de la jara respetuosa con el planeta.

Cistus ladaniferus, «jara» en español, es una planta de supervivencia, renovación y renacimiento. Lleva siglos constituyendo la base del paisaje de Andalucía y uno de los pocos recursos gracias al cual la fauna, la agricultura y la vegetación locales conviven en equilibrio. A veces, las plantas de jara se consideran una «mala hierba» o «flor de jara». Indómitas, crecen silvestres en terrenos secos y rocosos de llanuras soleadas salpicadas de robles o encinas… De hecho, la jara florece en el suelo más rocoso y árido y crece más feroz y salvajemente en Andalucía que en ninguna otra parte del mundo. Las condiciones áridas favorecen que la planta de jara produzca más resina, un ingrediente clave que Aveda utiliza en sus aromas como potente agente hidratante en su cuidado de la piel reafirmante Green Science™.

La planta de jara florece una vez al año, abriendo una flor blanca y arrugada de cinco pétalos, con el sol de finales del invierno durante unos pocos días. En los cálidos meses estivales, la planta exuda una resina pegajosa por sus hojas y ramas y un rico aroma reconstituyente. Una vez cortada, la planta de jara regenera automáticamente ramas nuevas para el siguiente verano.

Desde principios del siglo XX, los andaluces cosechan la jara silvestre y la comercializan a perfumerías y destilerías europeas para la producción de aceite. En 1989, Biolandes, una empresa francesa especializada en extracción de aceites esenciales, estableció una destilería en la pequeña localidad rural andaluza de Puebla de Guzmán y formó a los trabajadores para cosechar y procesar la jara utilizando procesos respetuosos con el planeta. Al contratar a aquellos conectados con las necesidades y los matices del entorno local, Biolandes devolvió el negocio de la producción de jara a su hogar, incentivando nuevos puestos de empleo para sus comunidades. Estos empleos permiten a algunas familias quedarse en su región de origen en lugar de salir a buscar trabajo. De esta forma, la cosecha y la producción sostenibles del aceite de jara apoya el crecimiento, el medio de vida y la armonía locales.

El proceso mediante el cual la jara se transforma de arbusto silvestre a aceite esencial empieza cada verano en Andalucía, donde cientos de trabajadores locales recogen las ramitas de jara de cultivo orgánico. Con el suelo seco crujiendo bajo sus pies y los grillos cantando en mareas rítmicas, los trabajadores van cortando ramitas de jara de 70 cm de longitud, cosechando a mano hasta 400 kilogramos al día por persona. Mediante una herramienta de corte en forma de media luna denominada hoz, los hombres recogen solo las ramitas jóvenes, maduras y olorosas superiores de la planta de jara, dejando un tallo de 15 cm para que se genere un nuevo crecimiento el año siguiente. Este método de desramado perpetúa el ciclo de crecimiento natural de las plantas de jara.

Una vez cortada la jara, las ramitas se empaquetan en fajos de 15 kg y se transportan en camión hasta la destilería local, donde un grupo de 20 trabajadores locales convierten la jara en goma o aceite. Esforzándose por preservar los recursos y minimizar los residuos, los tallos de jara restantes se colocan en hornos de combustión de madera para crear el vapor necesario para la destilación. Gracias a este esfuerzo, la destilería no utiliza energía basada en petróleo. A continuación, los fajos de jara recién cortados se destilan mediante vapor durante 24 horas. Los 400 kg de ramas de jara que los trabajadores recogen cada día producen aproximadamente 300 gramos del aceite aromático dorado que se utiliza en los aromas de Aveda por sus potentes y duraderas notas dulces y especiadas.

La búsqueda por parte de Aveda del aceite esencial orgánico de la máxima calidad condujo a la empresa hasta la localidad de Puebla de Guzmán en 2002. En aquella época, ni la destilería ni el aceite de jara contaban con certificación orgánica. Aveda inició una transformación, asociándose con Biolandes, para ayudar a fomentar una transición fluida en el estimulante paso de la cosecha y los procesos de fabricación convencionales a los orgánicos. El resultado es un modelo empresarial transparente para la conversión orgánica, fortalecido por la asociación. Desde 2005, la jara de Andalucía cuenta con la certificación orgánica de ECOCERT, una empresa auditora independiente especializada en normas orgánicas. Hoy en día, el aceite de jara que Aveda recibe de Andalucía cuenta con la certificación orgánica. En consecuencia, Aveda ha duplicado su compra de aceite de jara de certificación orgánica a Biolandes, adquiriendo el 90 % del aceite de jara de certificación orgánica de Biolandes producido en Andalucía.

Este negocio sostenible en asociación con Biolandes y Aveda continúa prosperando, al igual que la planta de jara silvestre de Andalucía. La asociación también garantiza un aceite esencial de jara orgánica altamente íntegro para los profesionales y clientes de Aveda, completándose así el ciclo de la sostenibilidad. Con la jara en el corazón, la localidad de Puebla de Guzmán representa un ecosistema a pequeña escala en sintonía con la comunidad y en armonía con el planeta. Tan renovable y trazable como el crecimiento autoperpetuante de la jara silvestre, el ciclo desde la cosecha hasta el aceite, desde la tierra hasta el envase, es belleza en equilibrio.

«La jara es mi vida, es la vida de mi familia, la vida de mis hijos, mi herencia».
- Román, miembro de la comunidad, Puebla de Guzmán, Andalucía


Beneficios de los ingredientes de jara
El aceite de jara se utiliza en muchos aromas de Aveda por su nota resinosa y muy duradera, dulce y especiada.

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

Papel de corcho de lokta de Nepal

En la cima del mundo, en el Himalaya de Nepal, las cosas están cambiando a mejor para muchas familias y también para los bosques.
 


Papel de corcho de lokta de Nepal

En la cima del mundo, en el Himalaya de Nepal, las cosas están cambiando a mejor para muchas familias y también para los bosques.

Todo empezó hace una década, cuando Aveda empezó a buscar socios para elaborar un bonito papel artesanal para nuestros regalos para vacaciones. Queríamos un papel que se obtuviera de forma sostenible y lo encontramos: el papel de corcho de lokta de Nepal. Cuenta con la certificación del Consejo de Administración Forestal y la certificación Wildlife Friendly.

Nos enteramos de que los habitantes de Nepal fabricaban papel de corcho de lokta desde el siglo XII. Se utilizaba para los decretos reales debido a la creencia popular de que duraba 1.000 años. Hoy en día, lo utilizamos para envolver todas nuestras cajas de regalo con papel ecológico durante todo el año.

En los nueve años* que llevamos comprando este papel duradero, hemos adquirido más de 2 millones de láminas, lo que ha dado trabajo a 5.500 ** personas de aldeas remotas con pocas oportunidades laborales. Un increíble 90 % de los fabricantes de papel son mujeres, quienes devuelven parte a sus comunidades y ahorran dinero en cooperativas, asegurando un futuro mejor. 2.490 familias se han beneficiado directamente de la compra de papel artesanal por parte de Aveda. Este hecho ha ayudado a 5.885 niños a asistir a la escuela desde 2007, muchos de ellos procedentes de familias pobres que, de otro modo, no se podrían haber permitido una educación.

Nuestra compra de papel también ha beneficiado al medio ambiente. Los grupos forestales ayudan a proteger 42.000 acres de bosque que proporcionan corcho de lokta para nuestro papel para sets de regalo, que ha recibido la certificación del Consejo de Administración Forestal (FSC). Nuestro papel de corcho de lokta también cuenta con la certificación Wildlife Friendly®, lo que significa que ayuda a proteger la preciosa diversidad de la fauna del Himalaya, como el panda rojo y el leopardo de las nieves en peligro de extinción. Al proteger los bosques no solo se preserva el hábitat, sino que también se combate el cambio climático. Son un regalo para todos nosotros.

Creemos que disfrutará de cada regalo envuelto en papel de corcho de lokta de Nepal.

* 2007, 2008, 2009, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016. ** A tiempo completo y parcial.

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

Conoce a los agricultores de copoazú, que están suponiendo un cambio en el Amazonas.

Sumérgete en las tierras fronterizas del Amazonas y observa cómo la manteca de copoazú ayuda a revitalizar las explotaciones y los bosques.
 


COPOAZÚ DEL AMAZONAS

Sumérgete en las tierras fronterizas del Amazonas. Conoce a una asociación de agricultores que pasaron de la agricultura tradicional a la agrosilvicultura. Observa cómo están ayudando a revitalizar las explotaciones y bosques de Tomé Açu (Brasil), con copoazú de certificación orgánica.

No hace mucho tiempo, los agricultores rurales de Tomé Açu (Brasil) luchaban por mantener a sus familias, incluso en las fronteras de la abundante selva amazónica, porque su tierra estaba empobrecida debido a décadas de tala total de árboles y a la quema para la agricultura y la ganadería tradicionales, las cuales demostraron ser unas prácticas insostenibles para sus pequeñas explotaciones familiares.

En 2005 decidieron cambiar esta situación y más de 20 explotaciones formaron una asociación para adoptar un método de agricultura más sostenible, denominado agrosilvicultura. Aprendieron que la combinación de cultivos como la fruta de la pasión y la pimienta negra con árboles como el de la nuez de Brasil y el copoazú, podían incrementar la producción de cada planta y reponer los nutrientes de sus suelos agotados de una forma más natural. 

Muchos de los agricultores plantaron el copoazú, un árbol nativo, porque crece de una forma mutuamente beneficiosa junto con otros árboles y cultivos. Vendían la pulpa del fruto y tiraban las semillas, hasta que descubrieron el inesperado tesoro que tenían: una manteca rica, hidratante y acondicionadora de «creciente» valor en el mercado mundial.

Los agricultores empezaron a vender las semillas en 2006 y muchos pasaron a la agricultura de certificación orgánica para ganar aún más. En 2014, Aveda financió la compra de un secador de semillas a través del Fondo Global Greengrant, para ayudar a la asociación a producir su propia manteca y cuadruplicar sus ingresos en comparación con la venta de semillas.

El director comercial de la asociación, Manuel do Carmo, comenta: «Con este proceso, también empezamos a ganar más… y a invertir más en la educación de nuestros hijos y en mejorar la vivienda y el transporte».

La asociación planea reinvertir también parte de los beneficios en siembra y reforestación.
Aun así, creen que su mayor inversión se extiende a todo Brasil, a los miles de visitantes que acuden a aprender su modelo de éxito y a las generaciones más jóvenes que regresarán a Tomé Açu a continuar el legado que comenzaron.
 

MIRA NUESTRO VÍDEO SOBRE ABASTECIMIENTO

 

 

Aceite de andiroba brasileño

Recorra la selva amazónica y descubra cómo el aceite de andiroba ayuda a mantener una forma de vida sostenible en la isla brasileña de Marajó.
 

Powered By OneLink