Fabricación responsable



AVEDA APOYA LAS MEDIDAS CLIMÁTICAS PARA CUMPLIR EL ACUERDO DE PARÍS

Saber más>>


Creemos que no existe ninguna alternativa responsable para desempeñar la actividad comercial que no sea aspirar a la sostenibilidad ambiental, y esta creencia orienta cada decisión que tomamos. Encontramos inspiración para proceder así en la naturaleza, ya que creemos que no se trata de algo que simplemente se deba cuidar y proteger, sino de algo que debemos emular como modelo de sostenibilidad. También creemos que los beneficios y la responsabilidad ambiental cada vez colaborarán más a medida que más sectores descubran que la «naturaleza funciona» tanto para la sostenibilidad como para las finanzas.

Aveda apoya el desarrollo de energía eólica renovable para ayudar a compensar la huella de carbono a lo largo del tiempo. Estamos orgullosos de ser la primera empresa de belleza que fabrica sus productos con un 100 % de energía eólica**.

** Primera compañía de belleza que usa un 100 % de energía eólica en su proceso de fabricación en su instalación principal.

 

energía renovable


apoyo de la energía eólica

Nuestras adquisiciones de energía eólica compensan el 100 % de la energía usada por nuestra instalación principal de Minnesota, la sede central de nuestra empresa, el Aveda Institute Minneapolis, y nuestros centros de experiencia, centros de belleza e institutos propiedad de Aveda en la ciudad de Nueva York. También adquirimos compensaciones de CO2 para nuestros aerosoles, fabricados por un tercero. 

Dicho esto, aún queda camino para lograr la «neutralidad de carbono». Aunque hemos equilibrado las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas a nuestra fábrica principal de Estados Unidos, nuestra fábrica de maquillaje de Canadá y la fabricación, transporte y uso de nuestros productos aerosoles a través de la compra de energía eólica mediante la red eléctrica y compensaciones de emisiones de GEI, aproximadamente el 6 % de los productos Aveda son fabricados por terceros que no compran energía eólica o compensaciones de CO2.
{{}} Además, el transporte, uso, desechado y otros impactos de la mayoría de productos de Aveda no están abarcados por las compensaciones. 

 
Aquí incluimos más información sobre nuestras compras de compensaciones:
 

Compras de compensaciones de nuestro centro de Minnesota:

En Minnesota, compramos electricidad de generación eólica directamente a través de nuestra red eléctrica a través de un programa denominado Wind Source®, para utilizarla en nuestra fábrica principal, la sede de nuestra empresa y el Aveda Institute Minneapolis. 

 
Al optar por comprar una opción energética alternativa como Wind Source®, disponible en nuestra compañía eléctrica local, Xcel Energy, apoyamos el desarrollo de electricidad eólica equivalente a nuestro consumo energético. Esto ayuda a abordar nuestra huella de carbono, porque la energía eólica se produce sin emisiones de dióxido de carbono ni dióxido de azufre a la atmósfera, no emplea agua y no necesita tratamiento hidráulico durante la producción.
 
Adquirimos Windsource® de Xcel Energy, electricidad generada en 21 parques eólicos en Minnesota, incrementando la cantidad de energía eólica disponible para toda la red eléctrica de la que extraemos nuestra electricidad.


Compras de compensaciones de la sede corporativa de EE. UU.

Aveda compra compensaciones de CO2 a Native Energy para equilibrar el impacto climático de la energía utilizada por nuestras sedes corporativas de EE. UU. fuera de Minneapolis. El 60 % de los beneficios ambientales de estas compensaciones se materializa a lo largo de un periodo de más de dos años. 


Compras de compensaciones para el spray para el cabello en aerosol

Aveda también compra compensaciones de CO2 a Native Energy para equilibrar el impacto climático de la fabricación, el transporte y el uso de nuestros productos de spray para el cabello en aerosol, que están fabricados por terceros. La mayoría de nuestras compras de compensaciones se emplean para financiar futuros proyectos de energía eólica a lo largo del tiempo.


Financiación del desarrollo a largo plazo de energías renovables

En el mantenimiento de nuestro compromiso con el progreso continuo en materia de liderazgo y responsabilidad ambiental, para Aveda es importante hacer más que simplemente comprar compensaciones. Aspiramos a ayudar a estimular la expansión de la energía renovable para que llegue a más personas de las próximas generaciones.  

Para ello, algunas de nuestras compras se invierten en proyectos Help Build™ de Native Energy que proporcionan financiación para el desarrollo a largo plazo de nuevas fuentes de energía renovable, incluida la energía eólica que, de otro modo, no podría ser posible. Mediante la inversión, de esta forma, compramos compensaciones que se materializarán en intervalos de tiempo de hasta 20 años durante la vida de estos proyectos.
 
Por ejemplo, parte de nuestra compra ayudó a permitir la construcción de dos nuevas turbinas eólicas en explotaciones naturales de Iowa. Aveda fue uno de los colaboradores del parque eólico de Greensburg de Kansas, después de que la ciudad fuese destruida por un tornado, y ayudó a crear el proyecto Indiana School Wind, donde se ha desarrollado un currículo para enseñar tecnología eólica a estudiantes.
 
Una vez creados los proyectos, producirán energía eólica y evitarán las emisiones de gases de efecto invernadero durante los próximos años. Las compensaciones adquiridas a través de proyectos Help Build™ se verifican todos los años de forma independiente según el Estándar Voluntario de Carbono (EVC) durante la vida de los proyectos, se donan a Clean Air Cool Planet y se retiran cada año. Aveda también compra algunas compensaciones de parques eólicos de zonas rurales de India; estas compensaciones se compran y verifican según el EVC anualmente y no durante un periodo de varios años.

 
Hacia dónde nos dirigimos en nuestro viaje

Según lo descrito anteriormente, nuestras compras de energía eólica compensan el 100 % de la energía utilizada por nuestra fábrica principal de Minnesota, nuestra sede corporativa y el Aveda Institute Minneapolis. También compramos compensaciones de CO2 (la mayoría de las cuales, para financiar futuros proyectos de energía eólica con el tiempo) para la fabricación, transporte y uso de nuestros sprays para el cabello en aerosol, fabricados por terceros. Y compramos créditos de energía eólica a través de Native Energy para compensar la energía utilizada en nuestros centros de experiencia dirigidos por la empresa y centros de belleza e institutos de la ciudad de Nueva York, propiedad de Aveda. 

 
En consecuencia, hemos equilibrado las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas a nuestra fabricación directa en Estados Unidos, nuestra fábrica de maquillaje de Canadá y la fabricación, transporte y uso de nuestros productos en aerosol a través de la compra de energía eólica a través de nuestra red eléctrica y las compensaciones de emisiones de GEI. Esto abarca aproximadamente el 94 % de todos los productos Aveda. Algunos de nuestros proveedores de envases también utilizan energía renovable para producir nuestros materiales.
{{}}Dicho esto, aún queda camino para lograr la «neutralidad de carbono», y los pasos que debemos dar abarcan desde la compra de compensaciones para cubrir la producción de los productos de Aveda fabricados por terceros, la compra de compensaciones para nuestros centros empresariales internacionales, la compensación de la distribución de los productos y los viajes relacionados con nuestra actividad comercial y la involucración de nuestros proveedores de ingredientes y envases en la cuestión de la energía renovable. Aveda se compromete a continuar trabajando para reducir aún más los impactos de los GEI de nuestra actividad, pero todavía no se ha desarrollado un programa y plan exhaustivo para abordar todas estas categorías.


Salud y seguridad ambiental

Aveda se enorgullece de contar con una recertificación como lugar de trabajo MNSTAR.

MNSTAR, el Programa de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Minnesota (MNOSHA, por sus siglas en inglés), reconoce los lugares de trabajo donde los mandos y empleados colaboran para desarrollar sistemas de gestión de salud y seguridad que vayan más allá del cumplimiento básico de todas las normas OSHA y que den como resultado la prevención inmediata y a largo plazo de las lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo.

Para conseguir la condición MNSTAR, los directivos y empleados de Aveda trabajaron con el organismo de asesoramiento de seguridad en el lugar de trabajo de la MNOSHA para detectar y eliminar los peligros existentes y futuros para la seguridad. Entre los elementos clave de este programa exhaustivo, se incluyen: liderazgo de la dirección y participación de los empleados, una asignación de recursos para abordar los problemas de seguridad, sistemas que detectan y controlan los peligros en el lugar de trabajo y un plan para la formación y la educación en materia de seguridad para los empleados.

El MNSTAR empezó en Minnesota en enero de 1999 y ha sido modelado tras el programa de protección voluntario (VPP) OSHA, que empezó en 1982. Aveda se enorgullece de ser una de las únicas 35 empresas titulares del sello MNSTAR en la actualidad.

 

Powered By OneLink