Nos preocupa


Animales y Aveda

Aveda es una marca respetuosa. No testamos en animales y nunca pedimos a terceros que lo hagan en nuestro nombre. Nuestros productos se prueban en personas. 

Ser una marca que apuesta por el respeto a los animales es una parte importante de nuestra misión de cuidar el planeta en el que vivimos y de todos los seres que lo habitan, y siempre lo ha sido desde nuestra fundación en 1978.

Luchamos por ser un ejemplo de liderazgo y responsabilidad ambiental, no solo en el mundo de la belleza, sino en todo el mundo. Nuestro compromiso de respetar a los animales, así como la fauna y la flora, abarca todo lo que hacemos. De hecho, lo vivimos y respiramos.


Logros de los que nos sentimos más orgullosos

En 1989, fuimos la primera empresa en firmar los principios de Ceres de responsabilidad corporativa, que exigen la protección de la Tierra y sus habitantes.

Aunque los productos de Aveda no están certificados como vegetarianos ni veganos, la gran mayoría de nuestros productos no contiene ingredientes de procedencia animal. Un número muy reducido de productos puede contener ingredientes como la cera de abeja, la miel o proteínas basadas en suero.

Nuestra planta de fabricación de Blaine, en Minnesota (Estados Unidos), está certificada como hábitat de fauna y flora por la organización National Wildlife Federation (NWF). Hemos colaborado con la NWF para crear señales que adviertan de «conducir con cuidado», que contribuyen a proteger la vida salvaje de nuestras instalaciones.

Colaboramos con Audubon Minnesota para mejorar el hábitat de nidos de los terrenos de nuestra sede de Blaine. Esto incluye la construcción de una casa para vencejos espinosos, una casa para golondrinas purpúreas, nidales para patos joyuyos y nidos para azulejos.

Hemos apoyado la iniciativa de Audubon dedicada al curso superior del río Misisipi a través del programa del mes de la Tierra de Aveda desde 2007, mediante la que hemos financiado un proyecto en torno a la calidad del agua que contribuye a proteger y mejorar el hábitat del río para los pájaros y demás fauna y flora.

Contribuimos a concienciar sobre la importancia de la conservación de los polinizadores al patrocinar el jardín de mariposas de Aveda en el zoológico de Minnesota, un parque conocido por su gran labor de conservación. Al financiar entradas gratuitas a esta exposición, Aveda ayuda a enseñar a los niños la importancia de proteger las mariposas y otros polinizadores.

Desde 2010, recopilamos teléfonos móviles usados de nuestros empleados para donarlos a un proyecto de reciclaje por la selva tropical organizado por el zoológico de Minnesota. Actualmente, los fondos de este programa se destinan a la labor de conservación de un proyecto relacionado con monos que se desarrolla en el triángulo de Goualougo, en la República del Congo (África occidental).

Hemos proporcionado ayuda a animales durante desastres naturales mediante donaciones a la organización Animal Humane Society tras el paso del huracán Katrina y a la NWF después del vertido de crudo en el Golfo de México.

A lo largo de la pasada década, nuestra red ha recaudado ocho millones de dólares a organizaciones de la comunidad que contribuyen a proteger las plantas amenazadas y sus entornos, incluidos los animales que viven en ellos.

Respaldamos la ley estadounidense de especies en peligro de extinción (ESA, por sus siglas en inglés). De hecho, en 2006, enviamos más de 500 000 firmas de nuestra red y nuestros invitados a Naciones Unidas y la Casa Blanca en su apoyo.

Practicamos técnicas respetuosas con las abejas en nuestra sede de Blaine, en Minnesota, y proporcionamos un refugio para las abejas melíferas con acceso a agua y alimentos sin pesticidas.

El papel artesanal a base de corteza de lokta de Nepal que se utiliza en nuestras cajas de regalo para Navidad y el resto del año cuenta con el certificado de respeto a la fauna y la flora Certified Wildlife Friendly® que emite la red empresarial Wildlife Friendly Enterprise Network. Nuestro compromiso de adquirir este papel contribuye a proteger 13 760 hectáreas de bosque, donde mantenemos corredores críticos de fauna y flora para 21 especies en peligro de extinción, incluidas el lobo gris, el leopardo de las nieves y el yak salvaje.



 


Cambiamos muchas vidas en Nepal

(y esta vez es motivo de alegría)

Durante nueve años, hemos comprado papel artesanal de Nepal para envolver nuestras cajas de regalo. Este precioso papel elaborado a partir de corteza de lokta de Nepal ha servido para mucho más que adornar nuestros paquetes: ha cambiado muchas vidas. En la primavera de 2015, unos terremotos terribles sacudieron Nepal y millones de hogares y medios de vida quedaron asolados. Muchas personas emigraron. No obstante, 4900* fabricantes de papel resisten y han permanecido aquí, y nuestro compromiso con nuestra colaboración, que comenzó en 2007, sigue en pie al tiempo que reconstruyen sus vidas y sus comunidades, y proporcionan una educación a sus hijos.

Nuestro papel también ayuda a la fauna y la flora. Al adquirir papel con el certificado de respeto a la fauna y la flora Certified Wildlife Friendly, contribuimos a proteger casi 17 000 hectáreas de hábitat para animales como el panda rojo y el leopardo de las nieves, una especie amenazada. De hecho, somos la primera empresa que compra papel con el certificado Certified Wildlife Friendly y el certificado del Consejo de Administración Forestal.

 


Aveda y los Yawanawá

Los Yawanawá, que se dedican al cultivo de las semillas de urucú brasileñas, que destacan por su precioso color naranja rojizo, trabajan en comunidad por el crecimiento y la renovación con el apoyo de Aveda.

En los extremos superiores del río Amazonas en Brasil, a lo largo del afluente Gregorio, se encuentran las tierras en las que habitan los Yawanawá, una comunidad indígena que abarca 92 859 hectáreas de selva tropical ancestral y zonas taladas donde hay emplazados pueblos a las orillas del río y campamentos de cacería dispersos.

La historia de la emblemática fuente de urucú (comúnmente, bija) de Aveda, es la del resurgimiento de esta comunidad indígena brasileña, cuyo uso tradicional de este pigmento de intenso color rojo anaranjado para decorar la cara y el cuerpo sirvió de inspiración a Aveda cuando su fundador conoció por primera vez a los Yawanawá hace más de veinte años. Desde entonces, Aveda ha intentado utilizar este recurso en diversos productos y envases en diferentes momentos, con lo que ha establecido una relación con los Yawanawá que ha dado numerosos frutos y que ha supuesto desafíos importantes.

 

Historia de los Yawanawá

Esta comunidad ha sufrido tiempos difíciles desde finales del siglo XIX, cuando propietarios de plantaciones de árboles de caucho reclamaron las tierras ancestrales de los Yawanawá, desarrollaron plantaciones en ellas y forzaron a los Yawanawá a trabajarlas. A lo largo de este periodo, los misioneros intentaron también convertirlos al cristianismo y erradicaron su cultura y sus rituales tradicionales. Durante generaciones, los Yawanawá tuvieron dificultades para mantener intacta la identidad de su comunidad y sus tradiciones de siglos de antigüedad. A medida que el mercado del caucho natural disminuyó a mediados del siglo XX, muchos Yawanawá, que ya dependían más de los ingresos regulares en efectivo y menos de la caza y la agricultura tradicionales, abandonaron sus pueblos para buscar trabajo en las ciudades modernas de Brasil, lo que supuso un mayor estrangulamiento de su cultura tradicional.

Los primeros signos del cambio positivo se produjeron en 1984, cuando los misioneros eligieron a un joven llamado Biraci Brazil para unirse a sus misiones. Enviaron a Biraci, miembro nativo de los Yawanawá, a la ciudad cercana de Río Branco a estudiar. Allí, descubrió que existían leyes que garantizaban los derechos de los indígenas y un organismo gubernamental creado para supervisar los asuntos de este colectivo. Biraci regresó a la comunidad con la prueba de que su gente poseía por derecho las tierras y embarcó a los Yawanawá en una lucha por reclamarlas. En 1987, Biraci fue elegido líder de la tribu e hizo posible que la comunidad consiguiera la independencia del sector en declive del caucho y de los misioneros.

Dado que a lo largo de prácticamente un siglo la dependencia de los ingresos en efectivo se había hecho mayor, era importante para los Yawanawá desarrollar formas de conseguir solvencia económica para que los miembros de la comunidad pudiesen volver a sus tierras y reestablecer su cultura y sus tradiciones tribales.
 

Los Yawanawá y Aveda establecen su relación

Dentro del contexto de esta necesidad, Aveda y los Yawanawá se pusieron en contacto por primera vez por medio de una reunión entre Biraci y Horst Rechelbacher, el fundador de Aveda, en la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que se celebró en Río de Janeiro (Brasil) en 1992.

El pigmento de urucú —que proviene de las semillas de un fruto espinoso— es vital para la vida cultural y espiritual de los Yawanawá. Les ayuda a expresar su individualidad y, en ceremonias especiales, lo utilizan para pintarse el cuerpo con complejos dibujos geométricos que constituyen símbolos tribales de gran trascendencia, o se frotan el urucú por todo el cuerpo. Cada diseño es único y todos ellos son artistas. Este uso creativo y bello de un ingrediente tan abundante condujo a Aveda hasta los Yawanawá como una fuente especial de suministro de bija.

Mientras que el pigmento de bija es un colorante alimentario barato que se cultiva con fines comerciales en zonas tropicales, Aveda ha preferido trabajar con esta comunidad por nuestro compromiso de apoyar la agricultura tradicional, así como para contribuir a proteger las culturas indígenas y su inmensa sabiduría, como sus profundos conocimientos botánicos.

Convertir el uso tribal tradicional de un cultivo cosechado de forma salvaje en una materia primera cultivada no fue un proceso sencillo. Durante los primeros 10 años, mientras se desarrollaban y perfeccionaban las técnicas de producción y procesamiento, se produjo muy poca cantidad de urucú y se designó un procesador tercero. También durante este tiempo, tuvo lugar un cambio de liderazgo en la comunidad y los más mayores eligieron a Tashka Yawanawá, un joven miembro de la tribu que estudiaba en una ciudad cercana, como sucesor de Biraci.

Durante la primera década de 2000, se llevó a cabo un gran progreso bajo el liderazgo de Tashka gracias al restablecimiento de la cultura tradicional, la asistencia sanitaria moderna, las mejoras en seguridad alimentaria y, lo más importante para la tribu, la protección de la designación oficial de sus tierras ancestrales. A lo largo de este periodo, los Yawanawá pudieron proporcionar a Aveda una fuente constante de urucú para su uso en diversos productos cosméticos y envases. Sin embargo, en 2008, se produce una división de liderazgo. Aunque los Yawanawá mantienen firmemente su compromiso y están unidos en la preservación de las tierras, ahora algunos Yawanawá siguen a Biraci y otros a Tashka.


Ventajas y desafíos de la relación

Los Yawanawá destacan muchos éxitos conseguidos con la ayuda del apoyo de Aveda durante los años de esta relación:

• Restablecimiento y fortalecimiento de la cultura tradicional de los Yawanawá, puesta de relieve por medio de la publicación del primer libro en su idioma nativo y la producción de un vídeo —«Yawa»— en el que se explica al mundo su cultura.

• Diversos desarrollos de la comunidad, entre los que se incluyen una plantación inicial de urucú en una nueva comunidad, Nova Esperança, equipos de procesamiento de urucú, escuelas, ayudas en materia de educación para que los estudiantes asistan a la universidad, un dispensario sanitario para tratar la malaria, pozos de agua potable suministrados por medio de fondos del mes de la Tierra, una seguridad alimentaria mejorada a través de nuevas prácticas agrícolas, y, recientemente, financiación destinada a un programa de conversión de motores biodiésel para transporte fluvial.


Para Aveda, esta relación ha supuesto muchas ventajas también. Entre ellas, las siguientes:

• Aprender a trabajar con comunidades tradicionales, lo que se ha convertido en un elemento clave más amplio en las relaciones de cadena de suministro de Aveda.

• Conocer mejor las culturas indígenas del mundo y estar más implicados en ellas por medio de la cooperación de Naciones Unidas.

• Observar el progreso de los Yawanawá y compartir estos avances con nuestros clientes.

• Integrar su recurso tradicional y sus diseños artísticos en nuestros productos y envases.


Nuestra relación también se ha enfrentado a una serie de desafíos a lo largo de los años:

• Convertir el uso tribal tradicional de un cultivo cosechado de forma salvaje en una materia primera cultivada no fue un proceso sencillo. Durante los primeros 10 años, mientras se desarrollaban y perfeccionaban las técnicas de producción y procesamiento, se produjo muy poca cantidad de urucú y se designó un procesador tercero.

• La visión original de ayudar a los Yawanawá a desarrollar negocios sostenibles no se ha materializado aún, en gran parte debido a la lejanía de su ubicación y al difícil acceso a los mercados potenciales.

• La producción de urucú se ha interrumpido desde la división de liderazgo que se produjo en 2008. Los pueblos que decidieron seguir a Tashka se organizaron en una nueva cooperativa llamada Associação Sóciocultural Yawanawa (ASY), que ha trabajado para desarrollar un nuevo suministro de urucú para Aveda. Durante este periodo, Aveda no ha recibido urucú cosechado por los Yawanawá para emplearlo en sus productos y ha tenido que recurrir a otro proveedor.


Aunque esta relación se ha tenido que enfrentar a algunos retos a lo largo del tiempo, sigue evolucionando y es una historia impresionante sobre la cooperación entre una empresa y una comunidad indígena para ayudar a proteger su selva tropical ancestral y biodiversa en el Amazonas.
 

De cara al futuro

Aveda sigue apoyando el desarrollo del nuevo suministro de urucú de las comunidades que forman parte de la Associação Sóciocultural Yawanawa (ASY) para compensar a dichas comunidades por el uso de sus derechos de imagen en las comunicaciones de la marca y financiar otros proyectos de la comunidad. De manera simultánea, Aveda trabaja con todo el pueblo de Yawanawa para identificar futuras oportunidades de conseguir una auténtica sostenibilidad e independencia económica. Aunque este proceso está en su etapa más temprana, ya se están explorando oportunidades para que puedan recibir pagos por «servicios al ecosistema» (como secuestro de carbono y protección de cuencas y de la biodiversidad) para proteger su prístino bosque. Aveda seguirá apoyando y trabajando con la gente de Yawanawa para conseguir resultados de éxito a largo plazo en lo que ha sido una relación de 20 años realmente notable.

 

* La compra de papel de aveda ayudó a 4900 fabricantes de papel a obtener ingresos desde junio de 2015 hasta junio de 2016.

* La supervivencia relativa de 5 años para mujeres diagnosticadas con cáncer de mama localizado (cáncer que no se ha extendido a los ganglios linfáticos u otros puntos fuera del pecho) es del 98 %; si el cáncer se ha extendido a ganglios linfáticos cercanos (estadio regional) o a ganglios linfáticos distantes u órganos (estadio distante), el índice se supervivencia cae al 84 % o al 24 %, respectivamente. Fuente: www.bcrfcure.org/breast-cancer-statistics

Powered By OneLink